Una interpretación de “Psicosis” en clave freudiana

Por María López, Paula Robaina y Saray Peña, de 2ºBACH C (Materia de “Psicología”):

“Psicosis” es una película estadounidense de Alfred Hitchcock, un director de cine y productor británico que creó numerosas técnicas cinematográficas, que todavía en nuestros días se utilizan en muchas películas de suspense y terror. La película fue estrenada en cines por primera vez en cines en 1960. Esta película se basa en la novela de Robert Bloch, Psicosis. De forma muy astuta, a la par de sorprendente, Hitchcock mandó a comprar todos los ejemplares de este libro para que nadie conociera el final, ni el hilo de la película, a excepción del mismo.

La película se basa en la historia de Marion Crain, una joven que trabaja en un banco. A esta le encargan la misión de ingresar 40.000 dólares, pero en su lugar se escapa con ellos. Deja la ciudad hasta llegar a un motel llamado Bates, cuyo propietario era Norman Bates. Él vivía allí con su madre (la señora Bates) a la que cuidaba debido a su enfermedad neurótica. Es en este motel donde se llevarán a cabo los acontecimientos del filme.

En esta película podemos ver destacados varios principios freudianos. Por ejemplo, podemos diferenciar los niveles del psicoanálisis de Freud simbolizados con la casa de Norman Bates. Observamos que el primer piso, donde se encontraba la Sra. Bates, equivaldría al Superyó puesto que son las normas parentales. La planta baja sería el Yo, el lugar en el que Norman vive siendo una persona aparentemente normal. Por último, el sótano corresponde al Ello, sitio al que Norman decide confinar a su madre y a que a la vez es la conexión entre los otros dos niveles.

Otra vez se encuentra representada esta misma teoría en la escena en la que Norma aparece vestido como su progenitora, saliendo por fin a la luz su perfil psicópata y descubriendo el cadáver de su madre. Se puede apreciar aquí la lucha del ello y al yo. El ello (o principio del placer) no acepta las normas sociales y la realidad impuesta por el yo. Aplicado al personaje vemos como Norman no acepta la muerte de su madre y por lo tanto se niega a deshacerse del cadáver, mantiene diálogos con él y finalmente deja que logre poseerlo, haciéndose pasar por ella.

Por otro lado otra teoría freudiana que destaca en esta película claramente es el complejo de Edipo. Freud describió su teoría como el deseo inconsciente de mantener una relación sexual con el progenitor del sexo opuesto y de eliminar al padre del mismo sexo. El complejo de Edipo ocurre en los infantes de género masculino y el de Electra en las féminas. Para eliminar el complejo de Edipo se necesita una serie de acontecimientos que tiene que pasar en la infancia del niño, por ejemplo, en el nacimiento de un hermano pequeño (pues con ello el niño aprende a aceptar que su madre tiene que ser compartida), también cuando empieza a reconocer que el padre es el dueño de la madre y que él debe buscar una sustituta. Relacionando este estudio de Freud con Norman, se puede observar que el joven nunca tuvo a nadie con quien compartir a su madre (no tenía hermanos), y su padre no existía. La amenaza de castración nunca aconteció por medio del padre.

Debido a no afrontar correctamente el complejo de Edipo, Norman Bates será el encargado de hacer y deshacer todo a su gusto y de dar pie a una serie de acontecimientos que harán sorprender hasta al más duro espectador.

Desde nuestra experiencia personal podemos decir que esta película nos ha sorprendido gratamente. Inicialmente no teníamos grandes expectativas, incluso nos disgustaba el hecho de que la película fuera en blanco y negro, pues para nosotras perdía todo el atractivo. Sin embargo, asombrosamente Hitchcock supo captar buenísimos planos que llamaban nuestra atención y enlazarlos con música con la que obtenía todo nuestro interés. Además, los giros inesperados de la película hicieron que tuviéramos los sentimientos de frustración e intriga a flor de piel, algo que solo esta película ha hecho con tanta magnitud.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*