Textos literarios de terror para Halloween (I)

“El corazón delator” (Fragmento)
Edgar Allan Poe (1809 – 1849)

“Oí de pronto un leve quejido, y supe que era el quejido que nace del terror. No expresaba dolor o pena… ¡oh, no! Era el ahogado sonido que brota del fondo del alma cuando el espanto la sobrecoge. Bien conocía yo ese sonido. Muchas noches, justamente a las doce, cuando el mundo entero dormía, surgió de mi pecho, ahondando con su espantoso eco los terrores que me enloquecían. Repito que lo conocía bien. Comprendí lo que estaba sintiendo el viejo y le tuve lástima, aunque me reía en el fondo de mi corazón. Comprendí que había estado despierto desde el primer leve ruido, cuando se movió en la cama. Había tratado de decirse que aquel ruido no era nada, pero sin conseguirlo. Pensaba: “No es más que el viento en la chimenea… o un grillo que chirrió una sola vez”. Sí, había tratado de darse ánimo con esas suposiciones, pero todo era en vano. Todo era en vano, porque la Muerte se había aproximado a él, deslizándose furtiva, y envolvía a su víctima. Y la fúnebre influencia de aquella sombra imperceptible era la que lo movía a sentir -aunque no podía verla ni oírla-, a sentir la presencia de mi cabeza dentro de la habitación”.

 

Edgar, Allan, Poe, American, Autor

 

“La Leyenda de Sleepy Hollow” (Fragmento)

Washington Irving

“Sin embargo, el espíritu que campea a sus anchas por esta región encantada, y que parece ser el jefe supremo de todos los poderes del aire, es el espectro de un jinete sin cabeza. Algunos dicen que es el fantasma de un mercenario alemán a quien una bala de cañón le voló la cabeza en alguna batalla anónima durante la guerra de la Independencia, y a quien los lugareños, de vez en cuando, ven pasar a toda prisa en las sombras de la noche, como si fuera en alas del viento. Algunos de los historiadores más fiables […] sostienen que el cuerpo del jinete fue enterrado en la ermita y que, desde allí, el fantasma cabalga hacia el escenario de la batalla en nocturna búsqueda de su cabeza […]. Tal es el tenor de esta superstición legendaria, que ha proporcionado material para muchas historias delirantes en aquella región de sombras: al espectro se le conoce en todos los hogares de la comarca con el nombre del Jinete sin Cabeza de Sleepy Hollow”.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*