Sobre “1984”, de George Orwell

1984, explicada desde la filosofía de Platón:

Por Neda Mendoza Calvo, de 2º Bachillerato

George Orwell publicó en 1945 la famosa novela 1984, que representó y sigue representando una crítica contundente a la Unión Soviética (ya que todos los acontecimientos y algunos personajes de la novela hacen una clara referencia a dicho país y su historia) y en general a la ideología comunista. En la novela, el escenario es una granja localizada en Inglaterra, donde los animales, hartos de la esclavización a la que están sometidos, deciden un día rebelarse contra el dueño humano de la granja.

Una vez que los animales consiguen expulsar al granjero y tomar el control de la granja, deciden crear una nueva granja (la Granja Animal) donde los animales puedan vivir en libertad e igualdad, sin embargo, esta revolución al principio exitosa, acaba fracasando por las ambiciones y rivalidades entre los animales de la granja. Así, la granja acaba transformándose en una perfecta representación de un estado totalitario y distópico, donde los cerdos, habiéndose aprovechado de su astucia, someten al resto de la granja.

Esta gran crítica al totalitarismo que representa la obra de George Orwell, también puede considerarse como una crítica al modelo de sociedad utópica descrita por Platón en su obra “La República´´, por la similitud que existe entre el estado totalitario en el que acaba convirtiéndose la Granja Animal y la utopía descrita por Platón, la cual es la precursora de los estados totalitarios.

En la utopía descrita por Platón, los individuos de una sociedad perfecta (hablando de forma resumida) se encuentran divididos en diferentes clases sociales totalmente cerradas, dependiendo de sus dotes o cualidades naturales donde es imposible el flujo social entre clases. Ocurre de la misma manera en la Granja Animal, donde cada animal ocupa un rol o una función dentro de la granja dependiendo de las cualidades de cada animal (las vacas dan leche, las gallinas ponen huevos, etc…) sin posibilidad de cambiar de rol, ya que las características de cada animal impiden que puedan asumir otra función que no esté acorde a sus cualidades innatas, los cerdos, debido a su inteligencia innata ocupan el cargo de dirigir la granja, y finalmente, el cargo de dominarla.

Otra característica de la utopía de Platón es el control total de la vida de los individuos (la educación queda a cargo del estado), al igual que en la granja, donde los cerdos convencen y manipulan a los animales con el fin de controlarlos y someterlos a su voluntad, hasta el punto de dirigir sus raciones, sus horas de sueño, su trabajo en la granja, etc.

Además, los cerdos utilizan la manipulación y la opresión por la fuerza, con el fin de satisfacer los intereses de la granja. Platón, afirmó que podría recurrirse a la fuerza y la mentira si fuera necesario, para satisfacer los intereses del estado.

En resumen, nos encontramos con una posible interpretación de Rebelión en la Granja como una crítica a la sociedad utópica de Platón, usando el contexto de la Granja Animal para criticar el carácter totalitario de su sociedad utópica.

 

 

Para seguir profundizando:

La llegada de Trump convierte ‘1984’ en superventas en EE UU

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*