Sobre los sofistas

LOS MERCADERES DE LA FILOSOFÍA

Por Deyanira Rodríguez Rodríguez (2ºbachillerato):

 

Al pasar del período cosmológico al período antropológico en el siglo V, aparecieron los
sofistas, éstos eran pensadores que se dedicaban a enseñar principalmente retórica y erística. Éstos
eran una vergüenza para la filosofía, pues ellos cobraban por sus servicios y esto era mal visto por
los filósofos, el conocimiento no podía ser algo que se pudiera pagar con dinero.


Los sofistas han sido criticados durante siglos por los grandes filósofos del mundo, como lo
son Sócrates y Platón, no sólo por obtener beneficios por enseñar a otros sus conocimientos, sino además, por aparentar saberlo todo cuando realmente nuestro conocimiento es limitado. Pero en realidad, tenemos a los grandes sofistas presentes en la sociedad del siglo XXI, ahora bajo el nombre abogados defensores.

La figura de los sofistas se ve bien reflejada en los abogadosdefensores, los cuales tienen una fama muy similar a la de los sofistas, mayormente, éstos actúan como abogados del diablo, no les importa a quién defiendan o quién tiene derecho sobre qué, su
objetivo es ganar el juicio y obtener el mejor trato para su cliente, sin importar realmente por qué está siendo juzgado, pues así también actuaban los sofistas cuando formaban a los políticos, impartiendo sus conocimientos de persuasión de masas a cualquiera que pudiera pagar por ello.

En conclusión, los sofistas fueron juzgados en su época, puesto que lo que hacían no era
moral ni filosóficamente correcto; pero en mi opinión, hoy en día serían unas grandes figuras en
esta, nuestra sociedad actual, la cual sólo se preocupa por el dinero y el poder, sin importar las
consecuencias o el engaño. Ya no importa si el conocimiento debería ser gratuito o no, quién es
culpable o quién debe obtener el liderazgo, mientras mediante el don de la palabra, pueda persuadir
a las grandes masas.

Los sofistas podían ser los mercaderes de la filosofía y la enseñanza, pero sus métodos no se
alejaban mucho de los que actualmente utilizamos para regir el mundo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*