Propuestas nietzscheanas para pensar el presente

Por Lourdes Santana y Guillermo Suárez:

 

Recuperación de Heráclito: Inocencia del devenir.

A Heráclito se le incluye dentro de los primeros filósofos físicos que pensaban que el mundo procedía de un principio natural, puesto que para Heráclito, este principio es el fuego. Este principio se refiere al movimiento y cambio constante en el que se encuentra el mundo, fundamentado en una estructura de contrarios, dado que Heráclito manifestaba que la contradicción está en el origen de todas las cosas.

De este modo, Heráclito afirma que el fundamento de todo está en el cambio incesante, que todo se transforma en un proceso de continuo nacimiento y destrucción al que nada escapa, como bien decíamos antes, el fuego es el que hace que lo cambie todo.

“Del mismo modo que juega el artista y juega el niño, lo hace el fuego, siempre vivo y eterno; también él construye y destruye inocentemente… lo mismo que un niño construye castillos de arena junto al mar”.

Heráclito sostiene que los opuestos no se contradicen sino que forman una unidad armónica la cual no es estática.

Es razonable, entonces, que la otra cara del agua sea el fuego, como él mismo lo adelanta en sus fragmentos.

 

 

Inocencia del devenir en Nietzsche

La filosofía tradicional siempre tuvo un cierto rechazo al devenir, puesto que lo consideran fuera del alcance de la ciencia, (para Nietzsche el cambio y la apariencia son lo único verdadero), al carácter cambiante y fluyente de las cosas como afirmaba Heráclito siguiendo el ideal de una realidad superior que tenga caracteres contrarios a los de este mundo cambiante en el que vivimos.
Para estos filósofos, el devenir es molesto porque no producía la tranquilidad que debía producir la verdad ya que para ellos la verdadera realidad debería ser inmutable.
La inocencia del devenir es una concepción del mundo opuesta a toda interpretación moral, platónica o cristiana. Pues como Nietzsche dice el mundo en su devenir es inocente y se sitúa más allá del bien y del mal.

Podemos rastrear los orígenes de esta idea incluso en textos muy tempranos de Nietzsche como: La filosofía en la época trágica de los griegos. Allí Nietzsche compara las cosmovisiones de Anaximandro y Heráclito. Anaximandro entiende que la simple existencia, separarnos del apeiron, es una injusticia, una culpa, que debe pagarse con la muerte. Heráclito, al contrario, entiende que la injusticia, el dolor y la culpa existen en el mundo pero sólo para el hombre común y no para el sabio.

Platón culpabiliza al mundo por miedo a la muerte, el cambio, la vejez y la procreación, por ello crea un “mundo verdadero“, eterno e inmutable, que le sirve de consuelo; de este modo NIETZSCHE considera que el gran culpable del desprecio del mundo de la vida es Platón, debido a que se inventó otro mundo, el de las ideas para desconsolarse como ya nombrábamos anteriormente y quitarle importancia a este.
El mundo visible del devenir es algo a lo que es necesario renunciar, “podando” las pasiones y los instintos, renunciando al cuerpo. El cristianismo no hizo sino continuar esta metafísica nihilista. Por otro lado, cabe destacar que la muerte de Dios es la condición para la aparición del Superhombre de modo que con dicha muerte podemos vivir sin lo absoluto en la inocencia del devenir.

Nietzsche plasma su inocencia del devenir en pensamientos como el del superhombre y el eterno retorno. Si el mundo no tiene un fin reconocido, es inocente y no puede ser juzgado por tener intención alguna: “Así, de la desesperación absoluta surgirá la alegría infinita, de la servidumbre ciega la libertad despiadada”, es decir, que pasa ser libres hemos de abolir y eliminar los fines de la existencia. Admitiendo esto, hallaremos la libertad máxima. En este sentido, la muerte es el máximo placer pues significa reencontrarnos con el origen de nuestra vida, que se producirá nuevamente para ser repetida infinitas veces con cada dolor y cada alegría, pues los acontecimientos se repiten en los mismos individuos y la materia produce periódicamente las mismas combinaciones. Esto dice, es agonizante para que el que no ama la vida. El autor lo expresa diciendo “No hay culpa, ni en consecuencia redención, sino inocencia del devenir”.

En definitiva, la inocencia del devenir es una defensa del cambio y del movimiento frente a los intentos racionalistas y metafísicos sumado a que el mundo en su devenir es inocente y se sitúa más allá del bien o del mal, por último decir que el cambio y la apariencia es lo único verdadero y cualquier intento de buscar lo contrario es disparatado.

La transmutación de los valores en Nietzsche

Con el concepto de trasmutación de todos los valores Nietzsche hace referencia a la necesidad de reemplazar los valores tradicionales (en concreto los valores cristianos y burgueses) por una nueva tabla de valores centrada en esta vida y en el deseo de vivirla plena e intensamente. Frente a la moral resentida de la tradición occidental, Nietzsche defiende una moral fuerte y creativa, que parte de la afirmación de la vida y confiere valor supremo a la afirmación y realización del hombre.

Nietzsche no propone vivir sin valores, lo que realmente propone es invertir la tabla de los valores tradicionales, superar la moral occidental, que es una moral de renuncia y resentimiento ante la vida con la esperanza de encontrar una vida de ultratumba.

Ademas, Nietzsche considera que desde siempre han existido dos tipos de personas, con dos morales contrapuestas:

  • Los nobles o señores con su moral de señores: sus valores son la plenitud, el poder, la fuerza, la dureza, la disciplina, la confianza. Son capaces de luchar y descargar toda su cólera, y por ello, jamás les envenena el resentimiento y el rencor contra la vida y los hombres. (LO BUENO)
  • Los esclavos con la moral de los esclavos: promueve aquellos valores que sirven para proteger su debilidad: la compasión, la piedad, la dulzura, el amor al prójimo, la igualdad, paciencia, resignación, humildad, bondad de corazón, estoicismo, mansedumbre, pasividad (LO MALO)

Hay que recuperar la moral de los señores, la moral que ama lo noble, que afirma la muerte de Dios, que no teme al sufrimiento ni al dolor, que dice sí a la vida, si a la excelencia, a la jerarquía, a lo no igualitario. Sin embrago, recuperar estos valores es fundamental, y en esto consiste la transmutación de todos los valores: poner fin a la moral de esclavos y débiles (moral cristiana) que ha imperado en occidente durante siglos.

CRISTIANISMO

Otro valor de la transmutación es el cristianismo, donde Nietzsche considera que le cristianismo que lo sensible, lo mundano, lo vivido con el cuerpo es secundario y a ello opone el mundo supraterreno, autentico, verdadero trasmundo, al que concede prioridad. Sin embrago, con el cristianismo prospera la moral de los débiles, de los que quieren huir del rigor de la vida inventándose un mundo objetivo, de reposo, de justicia, da absoluta felicidad.

NIHILISMO

La cultura europea ha llegado a su propia ruina, a la decadencia, hay que liberar al hombre de todos los valores falsos, devolviéndole el derecho a la vida y a la existencia, dice Nietzsche. Para ello, el primer paso debe consistir en una transmutación de todos los valores de nuestra cultura tradicional.

Así, el nihilismo no consiste en una teoría filosófica o en una proposición teórica, sino que es un movimiento propio de nuestra cultura. La fuerza del espíritu de occidente, cansado y agotado por los valores inadecuados y falsos de su “verdadero mundo” se vuelve nihilista. Por eso, el nihilismo se desvaloriza todo los valores tradicionales.

El nihilismo del espíritu occidental es radical y absoluto, y una vez perdida la fe en el “verdadero mundo”, la cultura se queda sin sentido, sin guía o meta aparente, entonces se llega a la decadencia o al pesimismo.

Por lo tanto, el nihilismo es una fuerza destructora de la base de la cultura occidental, es decir, de ese Dios cristiano en el que se apoya la moral y el conocimiento del hombre.

En conclusión, frente a todo ello Nietzsche nos dice que ha llegado la hora de volver a colocar las cosas en su lugar: sustituir lo pretendidamente bueno por lo que es realmente bueno. La humildad por el orgullo, la piedad por la crueldad, la comodidad por el riesgo, etc. Por lo que según Nietzsche, esto es lo que se conoce como transmutación de los valores.

EL SUPERHOMBRE

Es el nuevo ser humano que será capaz de llevar a cabo esa transmutación. No es el resultado de la evolución biológica, y por tanto, no se corresponde con unas características raciales concretas, por lo que lo definen son unos rasgos morales. No obstante, mi compañero profundizará mejor en el superhombre.

 

VOLUNTAD DE PODER EN FRIEDRICH NIETZSCHE:

Es el deseo de autorrealización y consiste en la afirmación de los propios deseos, planes y proyectos.
Tiene voluntad de poder quien se desarrolla al máximo, permitiendo que sus cualidades alcancen su máxima expresión, más allá de las normas aceptadas y mandatos sociales.

La voluntad de poder es uno de estos simulacros o metáforas de que se sirve Nietzsche para pensar de otro modo los problemas, que ya había pensado el idealismo. En este caso, Nietzsche expresa su visión del mundo y del hombre.

Desde la óptica cosmológica, decir que el mundo es voluntad de poder significa que lo real es un conjunto de fuerzas desiguales, cualitativamente distintas entre sí, que dominan y son dominadas, que les impide alcanzar el equilibrio, pues Nietzsche define precisamente la fuerza como voluntad de poder . Contrariamente, la ciencia moderna ha tratado de ignorar, según Nietzsche, el componente cualitativo y desigual de la fuerza. A través del mecanicismo, de la cuantificación y matematización de los fenómenos, la física moderna ha tratado de anular las diferencias entre las fuerzas que componen al universo, creando un modelo de naturaleza, dominado por la idea de equilibrio y orden.

Frente a esta visión mecanicista y Desde la perspectiva de Nietzsche, el ser, la naturaleza no es esa realidad acabada, perfecta, simple e inmutable, que la razón humana puede penetrar , sino voluntad de poder. El ser es una pluralidad de fuerzas siempre cambiantes, que ofrecen infinitas posibilidades de análisis e interpretación.
Decir que el hombre es voluntad de poder no significa que el hombre quiera siempre el poder, pues el poder no es una meta que se proponga alcanzar la voluntad (eso sería admitir que la voluntad le falta el poder). La voluntad no aspira ni codicia el poder, porque es voluntad de poder, de manera que es el poder quien quiere en la voluntad.

Son expresiones de este poder creador de la voluntad el arte, la moral y todas las actividades donadoras y creadoras de sentido. La voluntad de poder en el hombre es la creadora de valores, es la constructora de teorías, de ficciones, de obras de arte (hasta el idealismo es una creación de la voluntad de poder). Ciencia, arte, moral son productos de la voluntad de poder, por lo que, a través de ellos, las fuerzas que constituyen a cada hombre se desarrollan, crecen y sobre todo se superan a sí mismas.

Finalmente, decir que todas las creaciones humanas han surgido de la voluntad de poder. Sin embargo, la voluntad de poder se ha debilitado en la cultura occidental, se ha cargado de negatividad por mor del idealismo y de los ideales morales del cristianismo, que son ideales negadores del valor de este mundo, propuestas teóricas de una voluntad debilitada.

El Superhombre

El superhombre de Nietzsche concentra la concepción del filósofo alemán de un hombre, que se supera a sí mismo y a la naturaleza humana, es decir un superhombre es aquel que ha superado la esclavitud de la condición humana y ha alcanzado un verdadero estado de libertad: de libre juego y creatividad.

Nietzsche describe que para alcanzar el estado del superhombre, el individuo debe sufrir tres metamorfosis tres estadios:

La primera es la transformación del espíritu en camello

¿Cual es una de las características del camello ?

Pues que puede llevar una gran carga durante largas distancias ¿no?

Lo que Nietzsche quiere decir es que antes de que uno pueda convertirse en superhombre, primero deberá aceptar y soportar grandes cargas como el miedo, el amor, la confianza, la muerte, la confusión, la sed de conocimiento y todos los aspectos de la existencia humana vamos

Vale el siguiente estadio es que cuando una vez que el camello ya ha aceptado todas las cargas ha de empezar a luchar contra ellas pero como hace esto , pues según Nietzsche transformándose en león

El león es el siguiente paso Sólo en este estado el espíritu es capaz de pronunciar un

NO rotundo.

Este NO representa el rechazo absoluto a cualquier control externo y a todos los valores tradicionales que se nos han inculcado ya sea por familiares o la sociedad en general.

Pues tras transformarnos en león y rechazar todas aquellas cargas y valores el siguiente paso será poder crear las propias nuestras por ello el siguiente paso es transformarnos en niños olvidar todo lo ocurrido anteriormente y transformarnos en un niño que tiene todo un futuro y vida por delante para vivirla de manera completa y con felicidad.

Una vez que sabemos como se llega a ser un superhombre:

Vamos a ver cuáles son las características que lo hacen un súper hombre:

La libertad instintiva: el superhombre es un ser autosuficiente y que vive aislado aquí es donde Nietzsche acepta la idea de hoobs de o bien vivo en sociedad o bien vivo solo y libre Nietzsche la acepta pero argumentando que positivo es vivir solos con libertad absoluta. Esta libertad además entendida como vivir según nuestros instintos esto deriva en la siguiente característica que es :

La voluntad de poder: esta voluntad no significa en ningún momento la voluntad de poder dominar a el resto del mundo sino la voluntad de que nadie me domine a mi de ser yo el amo de mi destino.

La siguiente característica es la afinidad a la tierra:

Esta característica del cristianismo de vivir otra vida después de la muerte Nietzsche la rechaza completamente el dice que el superhombre es capaz de aceptar la muerte y saber que no hay vida después de ella y lo que lleva a la siguiente característica que es el eterno retorno Nietzsche dice de que eso de cuando mueres vives una vida mejor es mentira ya que dice que el superhombre busca el eterno retorno es decir lo que haría un superhombre es volver a vivir la vida que ha vivido ya que supuestamente esta vida ha sido perfecta y no habría por que cambiarla.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*