Libertad en la sociedad actual

Según la RAE, la libertad se define como la facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos. Teniendo en cuenta esta definición, se podría decir que la libertad ha sido uno de los temas de mayor controversia mundial por lo que nos gustaría discutir hasta qué punto somos libres en las sociedades actuales.

Por un lado, pensamos que en primer lugar, sí somos libres en las sociedades actuales ya que en los países democráticos el pueblo tiene el derecho de elegir a sus gobernantes además de tener ciertos derechos humanos que se consideran como fundamentales y que han de protegerse en el mundo entero, como son la libertad de expresión y el derecho a un juicio justo.

En segundo lugar, somos libres pues podemos pensar y creer en lo que queramos, mucho más ahora que antes con la llegada de internet y las redes sociales que nos permiten hacernos eco de acontecimientos, como corrupción política o desahucios injustos, que ocurren por todo el mundo y manifestarnos a favor o en contra de dichas causas si así lo considerásemos con un simple click. Así mismo somos libres tomar ciertas decisiones como la elección de que estudiar, que ropa ponernos, que comprar, etc.

Por otro lado, en los países en los que hay dictaduras el pueblo no es libre ya que no se respetan los derechos humanos. Este es el caso de Corea del Norte pues en el 2014 la Comisión de Investigación de la ONU (organización de las naciones unidas) redactó un informe de más de 400 páginas, en el que se denuncian violaciones de los derechos humanos en este país que alcanzan el nivel de crímenes contra la humanidad, dentro de los que se encontraban torturas de todo tipo, detención arbitraria, abortos forzados y violencia sexual, además de campos de prisión y concentración donde se realizan prácticas brutales contra los prisioneros.

Ahora bien, en lo referente a la libertad de pensamiento y decisión que mencionábamos antes, hay que tener en cuenta que se encuentran fuertemente influenciados por nuestra cultura y nuestra sociedad dado que desde que nacemos nos inculcan unos valores que nos hacen ver la vida de una forma determinada, pensar de una forma determinada y tener unas aspiraciones, sueños y deseos determinados. Nos inculcan lo que es bueno y lo que es malo, lo que está bien y lo que no, hasta que llega un momento en el que no puedes saber con certeza si tus ideales son propias o aprendidos.

Por lo que se refiere a las leyes que nos rigen, nos dejan muy poco margen para la libertad, por ejemplo en el caso de la educación. La educación es un derecho fundamental pero acabamos hablando de ella como una obligación, pues en la educación obligatoria que consta de dos etapas, la educación primaria obligatoria y la educación secundaria obligatoria (ESO) los niños entre seis y dieciséis años deben permanecer escolarizados. Esto restringe nuestra libertad cuando estamos en esa etapa de nuestras vidas pero lo cierto es que mediante la educación activamos nuestra mente y adquirimos conocimientos que nos ayudan a desarrollarnos como personas y a entender el mundo que nos rodea, lo que nos abre las puertas a una nueva libertad.

Para finalizar, hemos llegado a la conclusión de que no somos del todo libres pues al vivir en sociedad hay ciertas normas que hay que seguir y respetar y como bien dijo el filósofo, escritor y dramaturgo francés Jean Paul Sartre, “ Mi libertad se termina donde empieza la de los demás”.

Patricia Déniz Suárez, 1º A de Bachillerato

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*