Las tres dimensiones de la personalidad: Ello, yo y superyó

Por Jacqueline García Artiles (2ª Bach):

¿Quién no ha visto alguna vez en la televisión, periódicos, libros…. un ángel y un demonio discutiendo entre ellos para convencer a la persona para que realice o no una acción?

El neurólogo Sigmund Freud describe un esquema mental a partir de tres instancias denominadas Ello (el demonio), Yo (la persona, Homer) y el Superyó (el ángel).

 

Ello

El Ello se refiere a la parte más profunda, primitiva, desorganizada e innata de la personalidad. El Ello  se presenta de forma pura  en nuestro inconsciente y está presente desde el nacimiento

Representa nuestros impulsos, deseos y necesidades más elementales y primitivas . Además cubre sus necesidades fisiológicas inmediatamente sin considerar las consecuencias.

Superyó

El superyó es la parte que contrarresta al Ello, representa los pensamientos morales y éticos adquiridos y aprendidos por la cultura.  En esta instancia desarrollamos nuestra capacidad de  autoevaluación,  crítica y el reproche.Yo

El Yo

El Yo tiene como fin cumplir de manera realista los deseos y demandas del Ello y a la vez conciliándose con las exigencias del Superyó. Todas las acciones ejecutadas son analizadas por el Yo .

El  nos permite reconocer las acciones que realizamos, a elegir el camino a seguir, y razonar los impulsos con tal de no ceder lugar a la liberación sexual, y velar por la integridad general de la realidad. Es el primer paso del reconocimiento, para afrontar las alegrías, culpabilidad o castigo.

 

 

PRINCIPIO DEL PLACER Y DE LA REALIDAD
Ambos son principios que rigen el funcionamiento mental y persiguen la satisfacción personal.
Principio de la realidad
• Es el concepto psicoanalítico gobernado por el “ yo” que expresa la capacidad de la mente madura para evitar la gratificación inmediata a favor de la satisfacción a largo plazo.

Dicho principio se concentra más en los objetivos .

Ejemplo :

Principio del placer:
• Es el concepto psicoanalítico gobernado por el ello donde  personas buscan el placer y evitan el sufrimiento con el fin de satisfacer sus necesidades biológicas y psicológicas de manera inmediata
Ej. Si un bebe quiere orinar lo hace en el momento.

 

 

DIAGNÓSTICO FREUDIANO DEL MALESTAR EN LA CULTURA:

Este es un ensayo  publicado en 1930,donde sigmund Freud plantea que la insatisfacción del hombre hacia la cultura se debe a que esta controla sus impulsos eróticos y agresivos(más importantes)

El ensayo consta de capítulos, por ello comentaré las ideas más importantes de ese artículo:

1: Freud había escuchado decir que en todo ser humano existe un sentimiento oceánico de eternidad, infinitud y unión con el universo, y por ese solo hecho el hombre es un ser religioso, independientemente de si cree o no en tal credo.

Sigmund Freud no admitía ese sentimiento en sí mismo, por ello intenta hallar una explicación psicoanalítica-genética del mismo.

 

2:La religión busca responder el sentido de la vida, mientras que el ser humano tiene como fin buscar el placer y evitar el displacer(Malestar); como obtener ambas posibilidades  en su plenitud  imposible , el hombre rebaja sus aspiraciones de felicidad  y plantea una serie de soluciones para acabar con ese malestar/ sufrimiento:

1: Distraernos con alguna actividad

2: Buscar satisfacciones sustitutivas como el arte

3: Canalizar  lo instintivo hacia satisfacciones artísticas o científicas que alejan al sujeto del mundo exterior.(sublimación)

 

3: Sigmund Freud planteaba tres fuentes principales culpables del sufrimiento humano:

1- el poder de la naturaleza

2-la caducidad de nuestro cuerpo

3-nuestra insuficiencia para regular nuestras relaciones sociales

La cual no era comprendida por el psicoanalista, ya que no entendia por qué la sociedad no procuraba el bienestar de los ciudadanos.

 

4: Más tarde Freud analiza qué factores originan la cultura

El hombre primitivo comprendía que para sobrevivir, debía organizarse con otros seres vivos. Dicha organización se establecía  con ciertas restricciones mutuas que consiguieron  a desviar el impulso sexual hacia otro fin, generándose una especie de amor  hacia la humanidad, pero que no anulaba totalmente la satisfacción sexual directa.

Posteriormente surge un conflicto entre el amor y la cultura, ya que el amor se opone a los intereses de la cultura, y esta lo amenaza con restricciones

Para finalizar, Sigmund Freud plantea que el progreso de la cultura ocasiona la pérdida de la felicidad por aumento de sentimiento de culpabilidad, el cual se considera en las tendencias agresivas.

Por ello, el destino de la especie humana depende de hasta qué punto la cultura podrá hacer frente a la agresividad humana.

 

 

 

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*