La estigmatización de la enfermedad mental

Por Cristian Betancor Suárez (1ºB Bachillerato):

¿ Qué es el estigma?

Si recurrimos a la definición del diccionario observamos que en el sentido figurado estigma quiere decir mala fama. Sin embargo, dichas definiciones no son suficientes por sí mismas.

La conceptualización del estigma de la enfermedad mental combina tres conceptos actuales destacados; los estereotipos (las estructuras de conocimiento cognitivas), el prejuicio (la consecuencia cognitiva y emocional de los estereotipos) y la discriminación (la consecuencia conductual del prejuicio).

¿Cómo afecta?

Las enfermedades mentales representan el 30% de las enfermedades no transmisibles en los sistemas de salud del mundo, según la Organización Mundial de la Salud. Concretamente en España, más de diez millones de personas tienen un trastorno o enfermedad psiquiátrica. Estas cifras demoledoras demuestran de que el impacto de las enfermedades mentales es enorme, y abarca desde los propios sistemas de salud a familia, amigos y compañeros de trabajo.

A la vez, y a pesar de estos números, siguen siendo enfermedades muy estigmatizadas. Estigmatización, discriminación y prejuicios sociales frente a las personas con enfermedades mentales marcan y perjudican su recuperación, su integración social y sus derechos como ciudadanos. Todo esto provoca que, a pesar de la disponibilidad de tratamientos basados en la evidencia muy efectivos, alrededor del 40% de las personas con enfermedades mentales graves no reciban atención, y muchos de los que comienzan una intervención no logren completarla.

Un informe publicado en Psychological Science in the Public Interest, ha confirmado que la estigmatización es una barrera importante para el cuidado de muchas personas con enfermedad mental. Y no sólo a la hora del cuidado, sino también en la posible influencia en la búsqueda de atención por parte de los afectados. Según los investigadores, de la Universidad de Emory y el Hospital Mount Sinai de Nueva York, el prejuicio y la discriminación de la enfermedad mental es tan incapacitante como la enfermedad misma; limitan a los afectados en el alcance de sus metas personales y les disuaden de seguir tratamientos efectivos.

Se ha dicho en muchas ocasiones que el estigma implica para los enfermos tener peores relaciones personales, menos oportunidades laborales y un mayor aislamiento social, lo cual influye negativamente en el desarrollo de la enfermedad. Estos problemas continúan hoy en día, y se traducen en forma de escasez de fondos para la investigación y servicios de atención en comparación con otras enfermedades; formas estructurales de discriminación; y generalizaciones inexactas y exageradas que relacionan la enfermedad mental con la violencia. ¿A quién no le han dicho alguna vez que las personas con esquizofrenia son de por sí violentas? Hay que decir en este punto, que las enfermedades más estigmatizadas son la esquizofrenia, el trastorno bipolar y la depresión.

¿Cómo eliminar el estigma?

No equiparando a personas con su enfermedad. Por ejemplo, una persona con esquizofrenia no es “un esquizofrénico” o “una esquizofrénica”. Es una persona con un problema psiquiátrico, exactamente igual que aquellas otras que tienen problemas neurológicos, enfermedad física

Informando a los demás. Corrige con tacto las percepciones erróneas sobre la enfermedad mental que observes en otras personas. Comenta y critica noticias en los medios de comunicación, películas o libros que reproduzcan estereotipos y perpetúen el estigma

Empezando por ti repasando tus percepciones sobre la enfermedad mental. ¿Pones etiquetas y estereotipos a personas que la padecen? ¿Crees los falsos mitos que la mayor parte de la sociedad mantiene en torno a ciertas enfermedades?

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*