¿La educación es socrática o sofista?

Aythami Glez de 2ºA de Bachillerato:

La educación es la base indispensable en el desarrollo de la vida de los seres humanos, puesto que estos no nacen sabiendo. De hecho, están continuamente aprendiendo para adaptarse al medio, y necesitan conocer los símbolos e ideas como el bien y el mal para poder obrar en consecuencia. Para la RAE, la educación es ”la formación destinada a desarrollar la capacidad intelectual, moral y afectiva de las personas de acuerdo con la cultura y las normas de convivencia de la sociedad a la que pertenecen”. Si se relaciona esto con las dos maneras de concebir la educación en Grecia en el siglo V a.C., ¿es el sistema educativo actual es similar al socrático o al sofista ?

En primer lugar, la educación actual ofrece verdades absolutas mientras que, según Sócrates, la verdad no puede enseñarse. Él suponía que existía una verdad absoluta, a la cual, a pesar de ser inalcanzable, era posible aproximarse. Además su enseñanza se realiza mediante el diálogo, a base de preguntas y respuestas orientadas, para acercarse a un conocimiento verdadero. En este sentido, el sistema educativo actual guarda cierta similitud con el modelo Socrático, dado que se transmite información que va adquiriendo un mayor grado de veracidad, porque los profesores cuestionan las ideas que nos enseñaron con anterioridad.

En segundo lugar, Sócrates cree en el universalismo moral, lo cual implica que la verdad y la razón son inmutables. Si, según la definición, la educación depende de la cultura, esto se cumple en el caso de la verdad, pues en el Antiguo Egipto e imperio

Romano el color de luto es el rojo, símbolo de la sangre, para los budistas es el blanco por representar la palidez de la muerte, y en Europa es el negro. Partiendo de esto, podemos decir que existe una verdad absoluta en un contexto determinado.

En tercer lugar, en el sistema actual no se persigue la persuasión, sino un conocimiento verdadero y universal, como que La Luna es un satélite y orbita alrededor de La Tierra, o que la distancia más corta entre dos puntos es una línea recta. En cambio, los sofistas no buscaban otra cosa que la razón, sin importar la estrategia de la que se tuvieran que valer.

En cuarto lugar, la educación actual es gratis, y en consecuencia, el acceso al conocimiento, gracias a que el Estado paga a expertos en determinadas áreas para que transmitan un conocimiento. Contrariamente al modelo sofista, a día de hoy una educación básica está al alcance de cualquier persona.

Por otro lado, con respecto a lo dicho anteriormente, los medios necesarios para estudiar actualmente, como pueden ser los libros, cuestan dinero. Hay que añadir que las matrículas también y que, además, el sueldo de los profesores lo pagamos todos con los impuestos, por lo cual la educación no es gratuita de manera absoluta a día de hoy.

Además, los sofistas eran relativistas en moral, y, si bien es cierto que con la educación se nos transmite un idea orientada de lo que es el bien, se permite cualquier punto de vista con un razonable grado de argumentación, sin que por ser distinto esté mal. Por ejemplo, una persona puede pensar que es mejor causar una desgracia que padecerla, y otra lo contrario, y la validez de ambas opiniones residirá en los argumentos que las sostengan.

En conclusión, el sistema educativo recoge puntos de ambas concepciones de la educación. Según nosotros, predominan las ideas de Sócrates, aunque también estén presentes algunas de los sofistas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*