La cientificidad en el psicoanálisis

Helen Martín Bautista (2ºC Bachillerato):

Sigmund Freud​ fue un médico neurólogo austriaco de origen judío, padre del psicoanálisis y una de las mayores figuras intelectuales del siglo XX.

La teoría del psicoanálisis se define como un conjunto de teorías psicológicas y técnicas terapéuticas. La idea central del psicoanálisis es la creencia de que todas las personas poseen pensamientos, sentimientos, deseos y recuerdos inconscientes. Según el psicoanálisis, las personas son capaces de experimentar la catarsis y profundizar en su estado de ánimo actual.

Una de las críticas más habituales al psicoanálisis ha sido sobre su carencia de cientificidad. No obstante, ¿es esto último algo real?

A mi juicio, el psicoanálisis no posee cientificidad. Por esta razón, ha perdido prestigio en círculos académicos durante las últimas décadas, de forma silenciosa pero inevitable.

Las teorías psicoanalíticas preconizadas por Freud y sus seguidores han tenido una enorme difusión y mantienen un notable grado de credibilidad en amplios sectores, aparte de que siguen siendo la base de una forma lucrativa de ejercicio profesional. Dejando aparte el hecho de que algunos pacientes se hayan podido beneficiar de las terapias derivadas, es importante destacar que el psicoanálisis no es ciencia. Sencillamente, porque ignora las principales premisas de la ciencia. Éstas son las siguientes: en primer lugar, las hipótesis hay que contrastarlas experimentalmente; en segundo lugar, una hipótesis sólo vale el peso de la evidencia experimental a su favor y finalmente en tercer lugar, las hipótesis que no son contrastables no tienen ningún valor.

Es de vital relevancia aclarar que, por un lado, las teorías psicoanalíticas no son el resultado de una investigación sistemática, sino que fueron simplemente inventadas por Freud y sus seguidores a partir de las conversaciones mantenidas con sus pacientes.

Por otro lado, las dos principales herramientas del psicoanálisis son la “interpretación de los sueños” y la “libre asociación”. Ninguna de las dos tiene la menor validez científica, dado que resulta imposible comprobar si las interpretaciones (suministradas por el psicoanalista) son ciertas o no.

Como dijo Michel Onfray, un filósofo francés fundador de la Universidad Popular de Caen en Francia: “Sabemos que el efecto placebo constituye el 30% de la cura de un medicamento”, agregó. “¿Por qué el psicoanálisis escaparía a esta lógica?”.

En conclusión, la teoría del psicoanálisis carece de cientificidad. No obstante, esto no elimina el hecho de que ciertas personas se hayan podido beneficiar de terapias psicoanalíticas.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*