Entrevista a M. Carmen Franco

Mari Carmen Franco es profesora de nuestro centro adscrita al departamento de Matemáticas. En esta entrevista nos habla de su afición por la pintura y la influencia que esta tiene en su trabajo y vida diaria como un hobby que le permite evadirse de lo cotidiano. Ocasionalmente pinta en casa, los fines de semana, antes de salir el sol.

P.- ¿En qué circunstancias surgió tu interés por la pintura?

R.- Siempre me ha gustado la pintura, visitar museos y dedicar tiempo a contemplar las obras de los grandes pintores de todas las épocas y estilos.

Surgió hace tres veranos. Quería realizar alguna actividad que me permitiera desarrollarme en un ámbito no docente y evadirme de lo cotidiano. En esa búsqueda me puse en contacto con un profesor de pintura al que conocía y comencé a recibir clases.

P.- ¿Y cómo se ha ido desarrollando a través del tiempo, solo como una afición personal o hobby o has intentado compartir esta inquietud artística más allá del ámbito familiar y recibiendo una formación determinada?

R.- Es una afición personal que comparto con un colectivo de artistas que reciben la formación con José Sosa Serván, el profesor de pintura. Ocasionalmente participo en exposiciones temporales pero no es mi objetivo y realmente, no centro mi interés en ello.

P.- Es inevitable la pregunta tópica: una profesora de Matemáticas que se deja seducir por las artes plásticas. ¿Crees como docente, y como amante de la pintura, que son compatibles ambas disciplinas?

R.-Sí, sin duda, son compatibles. Ambas disciplinas requieren creatividad, paciencia, pensamiento ordenado, tener perspectiva, conocimiento e intuición. El resultado final, matemático o pictórico, estará en función de la proporción de lo que cada persona aporte al fin que quiera conseguir.

P.- ¿Has llevado a cabo alguna experiencia didáctica en la que uses este arte a la hora de impartir matemáticas, en el sentido de que el alumnado descubra la interrelación entre ambas?

R.- Pues como experiencia didáctica, si se refiere a situaciones de aprendizaje, no.

En la medida de lo posible, cito la relación entre el número irracional “numero de oro” y la obra de Salvador Dalí o presento la geometría plana con algún cuadro de Kandinski.

En otras ocasiones hago pequeños acercamientos a la pintura, a modo de ejemplo, incorporo a las hojas de actividades alguna ilusión óptica de Escher o planteo problemas geométricos relacionados con el Guernica de Picasso.

P.- Si tuvieras que elegir algún o algunos referentes como modelo a “imitar”, con cuál o cuáles pintores te quedarías?

R.- Elegiría a los realistas españoles Isabel Quintanilla y Antonio López, aunque me gustan algunos más, como mi compañera en clase de pintura Gloria Santiago, y los americanos, Andrew y Jamie Wyeth.

P.- Elige, por favor, aunque pueda parecer una contradicción: un pintor universal, uno español y uno local.

R.- ¿Solo uno? Universal: Sorolla, por él me rindo al impresionismo. Local: José Sosa Serván, lo admiro por la pasión que pone en sus trazos, estos carecen de sentido de manera aislada y globalmente son espectaculares.

P.- Partiendo del hecho de que “no es fácil tener un Picasso” en casa, ¿posees alguna obra de artista reconocido o lo que te satisface es contemplar tu propia obra?

R.-No tengo ninguna obra de artistas reconocidos y por el precio que alcanzan no está a mi alcance.

En casa tengo algunos cuadros que estuvieron en casa de mis abuelas y su valor emocional no tiene precio, también tengo obras mías que me gusta contemplar y a las que no les pondré precio.

P.- Y por último, ¿de dónde sacas el tiempo para dedicarlo a esta actividad artística?

R.- Una tarde a la semana voy al taller de pintura, y ocasionalmente pinto en casa los fines de semana antes de salir el sol.

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*