El trabajo como realización humana

Por Ariadna Torres y Tatiana Silva

  1. El concepto de trabajo.

-El trabajo es un conjunto de actividades realizadas, es el esfuerzo (físico o mental) realizado por las personas, con el objetivo de alcanzar una meta, la producción de bienes y servicios para atender las necesidades humanas. El trabajo hace que el individuo aprenda a hacer algo con un objetivo definido, y así el ser humano comienza a conquistar su propio espacio, el respeto y la consideración de los demás. Cuando una persona realiza un trabajo bien hecho, también contribuye a su autoestima, satisfacción personal y realización profesional.

-Por todo eso el trabajo es la forma de hacer real la misma definición de la persona, algo que está muy indefinido en la criatura humana cuando nace y en la especie humana cuando apareció. Cada cultura, cada realización ha sido lograda por el trabajo de los hombres mujeres que han participado en ella.

La realización no depende de los medios que la persona utiliza, sino de los fines que se propone. La realización necesita el trabajo de integración de la cabeza y del corazón, la integración necesita la valentía del reconocimiento de las realidades que se encuentra. Los fines buenos, los que realizan al hombre y a la mujer, proceden del corazón, un corazón que tenga la capacidad de escucha y de respeto a las realidades que cada hombre y mujer encuentra en el camino de su desarrollo.
  1. La alienación y explotación en el capitalismo.

-La alienación, en cuanto estado, es la relación indiferente y hasta enemiga entre hombres, o bien entre el hombre y el entorno mundano de las cosas. Cronológicamente, este problema de la alienación se planteó en Marx como problema de la alienación religiosa; de ahí pasa Marx a la alienación política, y luego a la económica. Asimismo, Marx repite con insistencia que la alienación no es propia de la sociedad capitalista. Pero en la era moderna se ha tornado tan completa y evidente que incluso se han formado conceptos para destacar sus rasgos más prominentes.

-La obra de Marx incluye tres concepciones distintas pero relacionadas de la explotación:

a) Una concepción de la explotación en el proceso de trabajo del capitalismo.

b) Una concepción transhistórica de la explotación que se aplica no sólo al proceso de trabajo en el capitalismo, sino también al proceso de trabajo de todas las sociedades de clases.

c) Una concepción general de la explotación que no se limita a los fenómenos que pertenecen al proceso de trabajo mismo.

En cuanto a la concepción general de la explotación de Marx, incluye tres elementos:

1ºExplotar a alguien es utilizarlo a él o ella como un instrumento o recurso natural.

2ºEsta utilización es dañino para la persona así utilizada.

3ºEl fin de tal utilización es el beneficio privado.
  1. La critíca marxista.

-El marxismo es, en su unidad, una cosmovisión filosófica completa de inspiración política orientada por el interés en la acción revolucionaria. En sus partes integrantes, el marxismo está constituido por una serie de ideas y teorías a través de las cuales esa cosmovisión se articula en una interacción compleja, para lograr ser a la vez una comprensión cabal del mundo y un medio para la toma del poder. Por lo tanto se encuentran separados los críticos que se han dirigido contra el particular pensamiento de Karl Marx como un todo (incluso a veces aceptando las partes por separado) de aquellos que critican los diferentes elementos del marxismo, sea que en el proceso consideren que estos son pilares necesarios para el edificio ideológico del pensamiento marxista, o bien solo elementos que pueden ser corregidos por separado como errores del propio Marx respecto a su propia tesis general (con la intención o no de mantenerla a salvo).
  1. El paro.

El desempleo o paro, es el término que en el mercado de trabajo se utiliza para hacer referencia la población activa que no tiene trabajo y por tanto, tampoco recibe un salario. Las causas por las que puede producirse el paro son múltiples y atienden a diferentes razones. Por está razón y desde el punto de vista de la economía se dice que existen diferentes tipos de desempleo y que tienen diferentes consecuencias.
  1. La precariedad laboral.

Se denomina precariedad laboral a la situación en que viven las personas trabajadoras que, por razones diversas, sufren procesos que conllevan inseguridad, incertidumbre y falta de garantía en las condiciones de trabajo, más allá del límite considerado como normal. La precariedad laboral tiene especial incidencia cuando los

ingresos económicos que se perciben por el trabajo no cubren las necesidades básicas de una persona, ya que es la economía el factor con el que se cuenta para cubrir las necesidades de la población.
  1. El concepto de utopía.

Como utopía se denomina la idea, ideación o representación de una civilización ideal, fantástica, imaginaria e irrealizable, paralela o alternativa al mundo actual.

El término utopía también puede designar aquel proyecto o doctrina que se considera idóneo, pero inviable o de difícil puesta en práctica: “utopía comunista”, “utopía anarquista”.

En este sentido, como utopía también se puede considerar un modo optimista de concebir cómo nos gustaría que fuera el mundo y las cosas: “Sé que es una utopía la manera en que propongo que funcione el país”.

Debido a su importante carga idealista, la utopía ofrece el suelo para formular y diseñar sistemas de vida en sociedad alternativos, más justos, coherentes y éticos.

Por ello, se ha hecho extensiva a distintas áreas de la vida humana, y se habla de utopías económicas, políticas, sociales, religiosas, educativas, tecnológicas, y ecologistas o ambientalistas. Para Tomás Moro, la utopía era una sociedad comunal, racionalmente organizada, donde las casas y los bienes serían propiedad colectiva y no individual, y las personas pasarían su tiempo libre en la lectura y en el arte, pues no serían enviadas a la guerra, excepto en situaciones extremas; por lo tanto, esta sociedad viviría en paz, felicidad, justicia y en plena armonía de intereses.
  1. Renta básica universal.

 Es una forma de sistema de seguridad social​ en la que todos los ciudadanos o residentes de un país reciben regularmente una suma de dinero sin condiciones, ya sea desde un gobierno o alguna otra institución pública, además de cualquier ingreso recibido de otros lugares. La recibe todo miembro de pleno derecho o residente de la sociedad incluso si no quiere trabajar de forma remunerada, sin tomar en consideración si es rico o pobre o, dicho de otra forma, independientemente de cuáles puedan ser las otras posibles fuentes de renta, y sin importar con quién conviva.
  1. La brecha de género.

Es una construcción analítica y empírica que surge de la diferencia entre las categorías de una variable en relación con las tasas masculinas y femeninas. Destaca las desigualdades existentes entre hombres y mujeres en cualquier ámbito, en relación con el nivel de participación, acceso a oportunidadesderechos, poder e influencia, remuneración y beneficios, control y uso de los recursos, que les permiten garantizar su bienestar y desarrollo humano. ​ Las brechas de género se expresan en todas las áreas del desempeño, como el económico, social, laboral, cultural, sanitario, etc. Se fundan en la jerarquización de las diferencias entre hombres y mujeres y se expresan de distinta manera según el área de que se trate.
  1. Reparto del trabajo.

Las fórmulas de aumentar el número de empleos basadas en el reparto del trabajo suceden de dos maneras. Una consiste en crear nuevas ofertas, que abren nuevos cauces en la economía. Puede darse a nivel empresarial fuerte o con muchos autónomos dedicados a una tarea que ofrece una rentabilidad media, pero este trabajo produce una satisfacción considerable a quien lo realiza, pues lo integra en un proyecto vital en consonancia con sus ideas. En Europa se empieza a desarrollar este concepto para fomentar nuevos empleos en áreas como el medio ambiente y el turismo rural.
  1. Reducción de la jornada laboral.

La jornada reducida otorga una especial protección al trabajador/a ya que es la empresa la que tiene que demostrar que un despido o medida adoptada con respecto al mismo, no está relacionado con la reducción solicitada, en tal caso sería nulo y vendrían obligados a reponerte en tu puesto de trabajo. No obstante, viene obligado precisar que dicha protección no es absoluta, las empresas en dificultades que se ven obligadas a reducir puestos de trabajo pueden, si demuestran la veracidad de un estado contable adverso, una previsión de pérdidas, un despido de un trabajador con jornada reducida.
  1. ¿Nos robarán los robots el puesto de trabajo?

Los científicos advierten que los rápidos progresos en el desarrollo de la inteligencia artificial y de la robótica amenazan con desencadenar un desempleo masivo, afectando a todos los trabajadores independientemente de cuál sea su actividad.

Según Moshe Vardi, profesor de informática de la Rice University, "nos acercamos a una etapa en la que las máquinas podrán conseguir mejores resultados que los humanos en casi todos los trabajos. La sociedad necesita hacer frente a esta situación antes de que llegue: ¿Qué harán los humanos si las máquinas son capaces de hacer casi todas sus tareas?

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*