Disertación sobre “La inteligencia artificial”

Por Daniel Emilio Pérez Alvarado 4ºA, para la materia de Filosofía:

 

Desde la Revolución Industrial el ser humano ha dado un salto tecnológico desmesurado, en tan solo 200 años hemos pasado de navegar en embarcaciones impulsadas por el viento, a surcar el cielo en gigantes aves metálicas y cada día que pasa este salto se ve incrementado. Hoy en día el salto es tan abrumador que, por increíble que parezca, estamos desafiando a la naturaleza a un mano a mano, la creación mas perfecta jamas desarrollada por esta está siendo copiada.

Sí, me refiero al cerebro humano. Aunque hoy en día los avances en el campo son insignificantes, se espera que en un futuro cercano se creen ordenadores capaces de igualar al ser humano en capacidad de procesamiento. Pero algo mas complejo todavía se espera alcanzar con esto: el desarrollo de un ente capaz de tomar decisiones propias y no seguir simples ordenes como una marioneta. Denominada “inteligencia artificial”, esto supondría un cambio socio-económico sin precedentes: robots con consciencia propia capaces de elaborar tareas complejas mejor que los propios humanos, sin duda alguna la economía mundial tendría un empuje increíble. ¿Pero realmente estamos preparados para esto? Dejando de lado lo económico, que daría bastante para lo de que hablar, nos centraremos en lo social, ¿seremos capaces los humanos de compartir el planeta en una posición de igualdad con unos “extranjeros” que por si fuera poco nosotros mismos hemos creado?

Resultado de imagen de robots

Ya ha habido varias situaciones semejantes en el pasado y todas han acabado igual, con una raza imponiéndose por encima de otra, pero siendo objetivos no es un caso idéntico, ya el ser humano a creado a estos seres para que obedezcan. No es que fueran esclavizados, es que fueron creados para ser esclavos serviciales y obedientes, con lo cual realmente su “vida” es dada por nosotros así que objetivamente hablando nos la deben, por muy malo que sea ese periodo de consciencia que ni siquiera se podría considerar vida ya que son maquinas es mejor que no tenerlo.

Resultado de imagen de robots

Hasta este punto todo está claro pero y si pensamos en lo que es la vida, en lo que realmente nos hace estar vivos, no es ni nuestro corazón, ni nuestros huesos, ni siquiera nuestro cerebro, son nuestros sueños, nuestras aspiraciones, nuestros sentimientos eso es lo que realmente nos hace estar vivos, lo que nos impulsa a seguir viviendo, entonces porque un ser capaz de soñar, de aspirar a algo, de enamorarse, o de algo tan simple y mundano en nuestras vidas como es sentir no se les considera iguales, tan solo por no ser de materia orgánica, no este ente y si me permiten la palabra vivo una copia a nuestra imagen y semejanza, con nuestros miedos, nuestros pesares, nuestro tormento, seres creados por manos imperfectas, nosotros.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*