Disertación sobre la autoestima

Por María Hernández:

Buscar siempre la aprobación externa puede resultar un arma de doble filo. La clave es aumentar el valor personal ante uno mismo sin pasar por delante de nadie ni sentirse superior a los demás.

De pequeños, pocos reciben una educación enfocada al bienestar emocional, y después, cuando se hacen mayores, al carecer de una referencia interna, las personas buscan en los demás un sucedáneo de autoestima, es decir, un apoyo que acaba creando más problemas de los que tratan de solucionar.

A veces sentimos el deseo o la necesidad de ser “especial” para alguien o en algo, sin darnos cuenta de que somos especiales para nosotros mismos y en ocasiones, debemos hacernos saber que valemos más de lo que creemos.

No sé de donde hemos sacado la conclusión de que debemos buscar la aprobación externa, el cuento de que, en el caso de obtenerla, podemos sentirnos felices y en el caso de no obtenerla, hemos de sentirnos desgraciados.

Por eso realmente la aprobación externa es un arma de dos filos: por un lado, puede subirnos la moral, pero también puede dejar por los suelos nuestro estado de ánimo.

En conclusión, debemos querernos tal y como somos sin importar el que dirán porque somos como somos y nada ni nadie nos cambiará.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*