Acto «in memoriam» del IES El Calero al alumno Maycol Espino Quintero

 

 

UN RAYO DE LUZ

Hay acontecimientos en la vida que hacen desaparecer las palabras que expresen los sentimientos que suscitan en nuestro interior. Hace menos de dos años nuestra comunidad educativa se vio golpeada ante el fallecimiento del alumno de bachillerato Miguel Ángel Vera, y ayer otro alumno del centro, de tercero de la ESO C, Maycol, que llevaba dos cursos recibiendo clases en casa debido a su enfermedad, nos dejaba para siempre.

Como digo, es el silencio lo que brota en el interior de cada uno de los que le queríamos y apreciábamos; y es la mejor forma de acompañar a sus padres y seres queridos, valorando, recordando, la grandeza de su existencia a pesar de su corta edad.

Aunque fue un niño cuya enfermedad obligó a madurar de forma prematura y rápida, sobresalían en él una serie de características que hacían de él una persona entrañable y fácil de querer. La primera de ella era su inocencia, su mirada llena de candidez, que te hacía ir donde se encontraba y darle un abrazo cuando aparecía ante tu presencia. En segundo lugar, muy relacionada con esta, era su ternura. Nunca olvidaré su alegría al venir al centro en la última fiesta de Navidad. Su sonrisa imborrable, agradecido de poder venir al instituto aquel día.

Por otra parte, Maycol poseía un enorme sentido de la responsabilidad. Su deseo e interés por estudiar, por aprender, por aprobar. En definitiva, su lucha por seguir viviendo; el no darse por vencido ante la terrible dificultad que se le presentó en su existencia sin haberla llamado.

Maycol ha sido un breve rayo de luz para todos nosotros. Quisiéramos todos que la vida fuese de otra forma. Quisiéramos poder elegir y decidir el tiempo en que sería mejor nuestro fin. Sin embargo, no decidimos ni elegimos el momento de nuestra venida y tampoco conocemos cuándo y cómo será nuestra partida. Lo que sí podemos elegir es cómo llenar este tiempo que transcurre entre nuestro nacimiento y nuestra muerte.

Y digo que Maycol ha sido un breve rayo de luz porque vivió su corta existencia dotándola de gran sentido, siempre con actitud positiva, sin rendirse, con su eterna sonrisa, su constante lucha. ¡Cuántas veces no nos rendimos ante adversidades mucho más ridículas e intrascendentales que la suya! ¡Cuántas veces no valoramos los momentos de los que disponemos para crecer, para aprender, para compartir, para vivir! Porque a pesar de que nuestra vida es finita, limitada, corta, también merece la pena ser vivida.

Maycol ha sido un breve rayo de luz, una especie de estrella fugaz. De nosotros depende que esa luz nos ayude a mejorar nuestra vida o quedarnos anclados en un cúmulo de mediocridad.

¡Gracias, Maycol, por tu vida! Nuestra más sincera admiración, nuestro más sincero homenaje, nuestro más sincero cariño.

¡Gracias, Maycol! Nunca te olvidaremos.

Gracias.

 

2 Comentarios

  1. Que injusta es, a veces, la vida. Vuela alto y cuida de todos tus seres queridos y descansa en paz.. Un abrazo inmenso a la familia, a todos sus profesores,a sus compañeros, y quedémonos con la parte positiva, que la hay. Una es que ya descansa, se acabó el dolor y otra la lección que nos ha dado.

  2. Descanse en paz, nuestro muy querido alumno. ¡Cuánto nos enseñaste! Un fuerte y caluroso abrazo para su familia de toda la comunidad educativa del IES El Calero.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*